Él veneraba todos los días al Señor Narayana. Indra y todos los Devas envidian la relación personal de los bhaktas con el Señor, porque ellos no pueden tenerla. Ni siquiera Brahma, Vishnu y Mahesh pueden alcanzar al Señor como lo hacen los bhaktas.

 

EXTRACTO DEL COMENTARIO DE PARAMAHAMSA VISHWANANDA

 

Srimad Bhagavatam

 

En esta historia de Prahlad Maharaj y Narasimha-avatar, podéis ver cómo Bhagavan se manifiesta por el bien de Sus devotos. Primero, se manifestó para el bien de Hiranyakashipu, para liberarlo. Y luego, utilizó al hijo de Hiranyakashipu. Entonces, ¿qué es ‘bueno’ y qué es ‘malo’? Para Bhagavan no hay ‘bueno ‘ni ‘malo’. De lo ‘malo’ Él crea lo ‘bueno’, y de lo ‘bueno’ crea lo ‘malo’. De este modo, Dios no está condicionado por la mente, no está condicionado por maya. Él utiliza maya y toma una forma. Pero, ¿qué puede atraerlo? Solo el amor y la devoción de Su devoto.

Él hizo que Narada salvara a la esposa de Hiranyakashipu, la madre de Prahlad. Y a través de Narada, le enseñó a Prahlad Su Nombre. Prahlad había estado cantando el Nombre de Narayana desde que estaba en el vientre de su madre. Aquí tenéis un gran demonio, cuyo hijo es un gran bhakta. Así fue como el Señor cumplió la bendición de Brahma. Él no negó la bendición que el Señor Brahma le había dado a Hiranyakashipu. Para no ofender a Brahma, pensó: «¡bien, de acuerdo! Brahma le ha dado esta bendición, así que Yo me manifestaré conforme a ella”. Hiranyakashipu le había pedido a Brahma que no pudiera matarlo nada creado por Él. Sin embargo, aunque todo fue creado por Brahma, Narayana no fue creado por Brahma. Brahma fue, en realidad, creado por Él. Por lo tanto, Él mató a Hiranyakashipu, cumpliendo todos sus deseos. ¡Cuán misericordioso es Él! Hiranyakashipu pidió y el Señor proveyó. Y fue un demonio el que pidió. Por eso se dice que debéis saber lo que le estáis pidiendo a Dios. Cuando le pidáis algo a Dios, aseguraos de saber lo que realmente queréis.

Hiranyakashipu se creía muy sabio. Le había pedido a Brahma: «Concédeme todo esto, para que no puedan matarme. Así me volveré inmortal». Primero, había pedido la inmortalidad, pero Brahma dijo: «No, no puedo darte la inmortalidad. La inmortalidad ya ha sido dada a los semidioses, a los Devas».

Qué maravilloso es ver cómo el Señor puso allí al bhakta, a Prahlad, para venir y manifestarse en la Tierra. Entonces, ¿qué hacía a Prahlad tan especial? Era su inocencia, su pureza de mente. Más tarde, Prahlad Maharaj sería coronado y puesto en el trono del reino. Así se convirtió en un rey muy justo. Todos los días veneraba al Señor Narayana. Indra y todos los Devas envidian la relación personal de los bhaktas con el Señor, porque ellos no pueden tenerla. Ni siquiera Brahma, Vishnu y Mahesh pueden alcanzar al Señor como lo hacen los bhaktas.

¡Tal era la devoción de Prahlad que el Señor Mismo se manifestó en la Tierra para protegerlo! Aprende más sobre el leela de Narasimha en los próximos cursos de canto védico dedicados a aprender de los grandes bhaktas.

Uno de los versos que aprenderéis procede del Srimad Bhagavatam cuando Prahlad pide refugio a los Pies de Narasimha.

śrī prahlāda uvāca
mā māṁ pralobhayot pattyā
saktaṁ kāmeṣu tairvaraiḥ 
tatsaṅga bhīto nirviṇṇo 
mumukṣustvām upāśritaḥ

Śrī Prahlāda dijo: “Por favor, no me seduzcas, porque debido a mi nacimiento Asura estoy, por todas esas bendiciones, apegado al disfrute material. Fue por temor a semejante relación con lo material que yo, deseando la liberación, me he refugiado en Tí en aras del completo desapego”.

Benefíciate de esta inspiradora personalidad a través del poder del canto en sánscrito en este curso que hemos diseñado donde nos centraremos en el Narasimha-lila, descrito en Shreemad Bhagavatam, y en un bhakta grande del Señor – Prahlad Maharaj.

¡Conoce un experiencia bhakti!

 

Compártelo
X