El Bhagavad Gita es la palabra del Señor y el Atma Kriya Yoga es la práctica que literalmente encarna esa palabra y la integra en nuestro ser, despertando nuestro corazón para equilibrar cuerpo, mente y alma. Nuestros pensamientos, deseos y acciones se alinean con todo lo que el Señor expresa.

Escrito por: Daya

El Atma Kriya Yoga ha sido mi compañero durante los últimos 14 años, desde que fui iniciada en él por mi gurú, Paramahamsa Vishwananda. Hace diez años, me convertí en profesora, y poco tiempo después, también en formadora de profesores. Las bendiciones, la transformación y el despertar que han tenido lugar durante este tiempo han ocurrido a través del indescriptible e inagotable Amor, misericordia y gracia que Paramahamsa Vishwananda y Mahavatar Babaji, Maestros de Atma Kriya Yoga, han otorgado a todos los estudiantes, profesores y formadores.

Atma Kriya Yoga trata del amor, el amor divino que es incondicional, eterno y nuestra verdadera esencia. Atma Kriya Yoga desarrolla nuestra relación personal con Dios, revelando ese bhakti que está, por naturaleza, en nosotros. Con la práctica regular, despierta nuestro corazón y nos lleva, a cada uno de nosotros, a una conexión única con la divinidad. Lo más importante es practicar con la consciencia de ese Amor, estando centrados y plenamente presentes; practicar solo porque amamos a Dios y porque le complace a Él.

Atma Kriya significa acción con la consciencia del alma. Su práctica regular aviva el alma y su consciencia de nuestra relación única con Dios y así comenzamos a transformarnos y a vivir con mayor claridad de pensamiento y acción.

«El Señor Krishna dice: “Escucha ahora Arjuna, cómo uno puede tener pleno conocimiento de Mí, sin duda alguna, dedicándome su práctica de yoga y con su mente absorta en Mí”.»

Bhagavad Gita, 7.1

Durante los últimos años, Guruji nos ha brindado a todos aún más apoyo en nuestra vida diaria al animarnos a sumergirnos en el Bhagavad Gita.

Bhagavad Gita significa la Canción del Señor, expresada en 700 versos, como una conversación entre el Señor Krishna y Su primo Arjuna, que tiene lugar en medio del campo de batalla de Kurukshetra antes de que su familia, dividida y en bandos opuestos, comience a luchar entre sí. El Bhagavad Gita es, de hecho, una hermosa y profunda regla para la vida, dada por Dios a toda la humanidad. Por Amor le revela a Arjuna el propósito de la vida, la forma de vivir y cómo reconectarse plenamente con Él, a través del yoga, el anhelo profundo y el Amor. 

La palabra sánscrita yoga proviene del verbo yuj, que significa vincular o conectar. Así, esta conexión o vínculo indica la unión de dos elementos separados. En el Bhagavad Gita, el Señor Krishna lo expresa claramente como la reconexión entre la consciencia individual y Su Consciencia Suprema que todo lo impregna. En otras palabras, es un regreso a la plenitud de quienes somos en realidad. Una consciencia perpetua de que Dios es el Ser Supremo y todo es Él.

«Para quien Me ve en todas partes y ve todo en Mí, Yo no estoy separado de él y él nunca está separado de Mí.»

Bhagavad Gita, 6.30

El Bhagavad Gita es la palabra del Señor y Atma Kriya Yoga es la práctica que literalmente encarna esa palabra y la integra en nuestro ser, despertando nuestro corazón para equilibrar cuerpo, mente y alma. Nuestros pensamientos, deseos y acciones se alinean con todo lo que el Señor expresa.   

Por lo tanto, Atma Kriya Yoga y el Bhagavad Gita se complementan y entrelazan. Por separado, tienen un beneficio inconmensurable y juntos nos dan todo lo que necesitamos en la vida, ya sea simplemente para vivir la vida en todo su potencial o para alcanzar la dicha eterna, el amor y la Consciencia de Dios o para amar y servir al Señor para su propio bien.

El Bhagavad Gita es una escritura y un tesoro, no debe leerse como cualquier otro libro, sino preferiblemente en un lugar tranquilo y con la mente y el corazón abiertos. Más bien, deberíamos «escucharlo» en lugar de simplemente leerlo. Se puede asimilar una y otra vez, ya que se desvela de muchas formas diferentes a lo largo del tiempo y, a medida que avanzamos en nuestro camino, adquirimos una comprensión diferente de los versos. También es maravilloso leerlo junto a otros Atma Kriya Yoguis y compartir los comentarios de Paramahamsa Vishwananda que nos ayudan a obtener más claridad de esos versos.

En mi experiencia, después de mi práctica de Atma Kriya Yoga, es asombroso abrir y leer el Bhagavad Gita al azar. Por lo general, suelo encontrar que se abre exactamente en el capítulo y los versos más útiles para ese momento de mi día.

Ambas prácticas, Atma Kriya Yoga y el estudio del Bhagavad Gita, se dan desde el corazón de Guruji, para abrir el corazón del yogui, para que este construya una relación con Dios. En realidad, la única relación eterna y siempre verdadera a la que cada alma tiene acceso.

Abrazad esta combinación increíblemente poderosa en vuestra vida, con una mente abierta y un corazón dispuesto.

 

«Fija tu mente en Mí, sé devoto Mío, venérame, inclínate ante Mí y vendrás a Mí. Te prometo esto con seguridad, porque tú eres muy querido para Mí.»

Bhagavad Gita, 18.65

 

«No hay otro camino. Si os entregáis a Él, lo alcanzareis. Porque si os entregáis completamente a Él, Él también se entregará completamente a vosotros. Y si Él se entrega completamente a vosotros, si vuestro corazón está lleno de deleite por el Señor, lo alcanzaréis. Él ha dicho: «Vuestro trabajo es centrar la mente, ser devotos, venerarme, postraros. Si vosotros hacéis vuestro trabajo, Yo Mismo Me entregaré».»

La Esencia del Bhagavad Gita, Comentarios.

Compártelo
X