SIGUIENDO AL MAESTRO | PEREGRINACIÓN EN ISLA MAURICIO 2021

16 de Marzo de 2021

«Si uno está en calma, será capaz de percibir el proceso de aprendizaje en cada paso que de en la vida».

Paramahamsa Vishwananda

A través de la historia y de las enseñanzas del Señor Dattatreya, Guruji nos habló del proceso de percibir al gurú, de percibir lo divino en todas las cosas. Este recordatorio sobre la percepción de lo divino iluminó, casi instantáneamente, la sala en la que nos hemos estado reuniendo toda la shanga, en estos últimos 10 días. Era como si, de repente, esa ‘iluminación’, nos hiciera percibir más claramente a Guruji, con su atuendo tradicional de color naranja brillante, y percibir, también con mayor claridad, los diferentes tonos de azul del cielo y del mar, que vislumbrábamos al fondo. Era como si Narayana nos invitara a la orilla de Su mar cósmico para entregarnos, y derramar sobre nosotros, esta nueva lluvia de sabiduría. Como Él mismo lo dijo ayer, de esa forma tan bella, «… para cumplir el deseo del alma».

“¿Por qué se te ha dado este cuerpo?”, preguntó Guruji. Se nos ha dado para alcanzar la consciencia del Ser, para alcanzar la consciencia de Dios; no para apegarse a la creación. Hoy nos ha proporcionado una visión práctica para recorrer este camino, bajo una luz nueva y más perceptiva.

¿Qué se interpone en el camino de esta percepción? Guruji nos habló de la limitación de la comparación. En lugar de abrazar y celebrar la singularidad de cada individuo, encontramos formas de comparar, y así surgen los celos. En lugar de estar satisfechos con nuestro propio deber en la vida, tendemos a querer lo que no tenemos. Cada persona y cada parte de la creación albergan la gracia de lo divino en su interior. Pero es más fácil encontrar la calma para percibir esta gracia en la naturaleza que en las relaciones humanas, en las que el juicio surge muy rápidamente. Guruji afirmó con fuerza que, si queremos percibir esta divinidad en los demás, tenemos que tomar la decisión de hacerlo cada día; como un acto consciente. Fue una declaración breve, pero su lenguaje corporal y su tono, nos hicieron ver, de forma muy significativa, la importancia tener en cuenta estas palabras y de ponerlas en práctica. 

Los 24 gurús del Señor Dattatreya

Por la tarde Guruji continuó con la lectura sobre el Señor Dattatreya y sus 24 gurús, que representa cómo percibir la gracia en la vida de uno.

Me he refugiado en veinticuatro gurús, que son los siguientes: la tierra, el aire, el cielo, el agua, el fuego, la luna, el sol, la paloma y la pitón; el mar, la polilla, la abeja, el elefante y el ladrón de miel; el ciervo, el pez, la bailarina Pingala, el pájaro kurari y el niño; la joven, el fabricante de flechas, la serpiente, la araña y la avispa…

Srimad Bhagavatam: Canto 11, Capítulo 7, Versos 33-35

Hasta la una de la madrugada estuvo hablando en profundidad sobre el significado de cada uno de estos gurús. Por ejemplo, la generosidad incondicional de la Madre Tierra, la pureza del agua, el fuego de la devoción o la infinitud del cielo…

Os animamos a que, cuando os sintáis inspirados, exploréis el significado del resto de los gurús, para descubrir todos esos «secretos que guarda la naturaleza»; entendiendo también cómo aplicarlos en la vida diaria.

Como dijo Guruji, esta sabiduría de los secretos de la naturaleza saldrá a la superficie cuando uno se dé cuenta de que el atma y el gurú son uno.

 

MÁS IMÁGENES

X