SIGUIENDO AL MAESTRO | PEREGRINACIÓN EN ISLA MAURICIO 2021

12 de Marzo de 2021

 

«¡Para poder entender la natación hay que lanzarse al mar!» Estas fueron algunas de las primeras palabras de Guruji durante el satsang de hoy, refiriéndose al tema de la noche: la importancia del gurú.

La larga noche de Shivaratri, de oración y purificación, fue la preparación perfecta para este satsang; para recibir, a través de Guruji, la verdadera fuente de la sabiduría. Los peregrinos virtuales también estuvieron presentes online. Fue muy dulce ver todas sus caras, en la pantalla, frente a Él.

 

La gracia del gurú

Guruji no suele hacer satsangs ‘temáticos’ pero esta noche quería hablar específicamente sobre este conocido verso del Guru Stotram:

ajñāna timirān dhasya
jñānāñjana śalākayā
cakṣur unmīlitaṁ yena
tasmai śrī gurave namaḥ

“Salutaciones a ese Maestro reverencial que me abrió los ojos, aplicando el colirio divino del conocimiento del Ser en ellos, que habían sido cegados por las cataratas de la ignorancia”.

Invitó a todos a compartir cómo perciben y experimentan la enseñanza de este verso. Así abrió un hermoso debate, con historias sobre lo valioso y esencial que es el satgurú en el camino espiritual. Hizo hincapié, también, en lo importante que es el satsang, precisamente por el hecho de poder compartir con los demás, para aprender e inspirarse en el viaje de cada persona; un viaje que es único para cada uno de nosotros.

Fue sorprendente ver cuántas historias se compartieron; desde el principio del camino, en el que se supone que uno ya está preparado para recibir el conocimiento y la gracia del satgurú, (que es superior a cualquier otra forma de aprendizaje), hasta aquellas historias que revelaban los momentos más auténticos en los que Él da la experiencia directa de ese conocimiento. Todas confirmando el hecho de que la naturaleza suprema de la gracia solo puede venir del satgurú. Guruji mencionó que incluso los grandes sabios y los santos, incluido Jesús, tienen su gurú ante el cual ellos también se inclinan.

El tiempo se nos pasó volando mientras seguíamos inspirándonos mutuamente a compartir, durante tres horas seguidas, el testimonio de esa gracia eterna y suprema de nuestro amado Gurudev.

¡Nuestras salutaciones a ese reverencial Maestro!

X