SIGUIENDO AL MAESTRO | PEREGRINACIÓN EN ISLA MAURICIO 2021

14 de Marzo de 2021

 

¿Cuál es la cualidad más importante que debe tener un devoto?, preguntó Guruji durante el primer satsang de hoy. ¿Cuál es la virtud divina más valiosa que cuando se despierta, el devoto puede controlar su yo inferior y su mente egocéntrica? ¡La obediencia!

De los muchos temas que surgieron durante el día, todos parecían encontrarse bajo el amparo de esta virtud divina. «Escuchar la palabra del gurú. ¡Esta es la gloria del satsang!” En realidad, este peregrinaje ha estado muy centrado en recibir la palabra del gurú. Seguir al Maestro consiste, en esta ocasión, en escuchar atentamente Sus enseñanzas en lugar de visitar lugares o hacer cualquier otro tipo de actividad externa.

Guruji también pidió a dos monjes de SPN que compartieran con los peregrinos sus historias personales de cercanía con Él. Parece que quiere elevar, entre la sangha, el debate espiritual; llevarlo a un «nivel superior» y que sea consistente. ¿Qué hacer con todas las enseñanzas tan directas y tan poco frecuentes que nos está dando? «Estamos aquí por una razón y tenemos una clara responsabilidad: toma lo que estás recibiendo, permite que te transforme y luego compártelo con los demás». Esta ha sido la instrucción expresa de Guruji en el satsang de hoy, junto con el recordatorio de que, si no fuera por el confinamiento, este tiempo de inmersión juntos no habría sido posible. Dijo que esta era nuestra gran oportunidad para ver, cada uno de nosotros, en qué punto estamos en nuestra relación con Él.

El gurú está aquí para que profundicemos en esta relación y así ayudarnos a reflejar las mismas cualidades divinas. La oportunidad de que esas cualidades brillen dentro de nosotros dependerá de nuestra voluntad de obedecer las instrucciones exactas e individuales que el gurú nos va dando a cada uno. Se trata de obediencia. Explicó por qué es importante, qué es lo que impide que se manifieste en el corazón del devoto, y cómo aplicar, en la práctica, esa obediencia.

Mencionó, por ejemplo, que aquellos que están gobernados por lo imperecedero sí tienen la virtud de la obediencia. La mente entra en un estado de humildad y de modestia. En el momento en que mueren, alcanzan el reino divino y reciben un cuerpo espiritual libre del ciclo de nacimiento y muerte. El ego es lo que se interpone en el camino del despertar de esta virtud divina dentro del discípulo.

Ese despertar se consigue a través de la práctica constante y del desapego.

«A través de la escucha constante de la palabra del gurú, el fuego dentro de vosotros empezará a encenderse. La vida de vuestra atma comenzará a brillar. Y así, vuestra mente emitirá también esa luz».

Es importante destacar que Guruji enfatizó en que para que la obediencia se convierta en algo práctico, debe provenir del corazón. Él puede sentir cuando un devoto está obedeciendo por miedo. Porque cuando el servicio al gurú se ofrece desde el corazón, esa virtud de la obediencia surge de manera natural.

«La obediencia es una consecuencia natural de ese amor puro que el devoto siente por el gurú».

Paramahamsa Vishwananda

No podemos dejar de preguntarnos qué es lo que sucederá en los próximos días, ya que Él está afinando gradualmente nuestros oídos, para que seamos cada vez más receptivos a todo lo que nos está dando.

MÁS IMÁGENES

X