Escrito por: KrishnaPriya

El OM Chanting más potente en el que he participado fue increíblemente sencillo. No era un Maha OM, no era en luna llena, no era un lugar muy especial. Ocurrió en una sala pequeña, en un pueblo de Colorado, en una noche en la que las calles parecían vacías.

Éramos unos quince participantes. Recuerdo haber visto a cada persona entrar, con una mezcla de esperanza e incertidumbre en sus rostros. Casi todos eran nuevos. Solo tres de nosotros habíamos paticipado antes.

Lo que diferenciaba este círculo de cualquier otro que yo hubiera experimentado era que cada persona había acudido conscientemente por otra. En este grupo de amigos, dos miembros tenían cáncer. Su comunidad se había reunido, habían oído que tal vez OM Chanting podría ayudarlos. Ambos hombres con cáncer estaban ahí el uno para el otro, todos los demás estaban ahí para ellos. No estoy seguro de cuánta gente tenía fe en esta práctica, por lo que creo que todos estaban dispuestos a intentar casi cualquier cosa para ayudar a sus amigos.

Esa noche hicimos dos círculos. Uno para cada hombre. Se sentaron en el medio y dejaron que la bendición de OM Chanting se elevara y se derramara sobre ellos. El tiempo parecía dejar de existir por completo. Sucedió de una manera que me hizo pensar que nunca había existido en absoluto. Como comunidad, sostenían a los hombres que amaban en esta práctica, y cantaban solo para ellos.

Hay dos lecciones principales que aprendí esa noche.

Una:

El servicio es desinteresado en el verdadero sentido de la palabra. Cuando practicamos OM Chanting con la mentalidad del servicio desinteresado, profundizamos en la práctica. Nos abrimos más a las infinitas posibilidades que OM Chanting puede proporcionar.

Dos:

No tengas expectativas. Esta comunidad tenía esperanza, ciertamente, pero tenían un sentido limitado de lo que se podía esperar. Llegaron solo con el pensamiento de que OM Chanting podría ayudar a sus amigos, no que lo haría. Lo que podría suponer esa ayuda era una conjetura de cualquiera.

Cantaban desde un lugar de esperanza y amor. Al hacerlo, se abrieron y aceptaron cualquier resultado que hubiera. Parecían entender que esta práctica no les debe nada. Estaban abiertos a todo lo que se les diera.

La noche terminó lenta y suavemente. La vibración de OM parecía estar todavía sonando en nuestros oídos. Fue con cierta reticencia que la gente regresó a sus vidas. Cada persona parecía tener un poco más de esperanza y un rostro más amable que cuando llegó.

En el tiempo transcurrido desde este OM Chanting, un hombre falleció. Cerca de su final, le dijo a un amigo que después del OM Chanting, dejó de tener miedo de su propia muerte. Fue con esta bendición que falleció en paz.

El otro hombre ha entrado en remisión y parece estar bien.

Es mi mayor esperanza para todos los participantes de OM Chanting encontrar este lugar de amor y servicio en su práctica. Es aquí donde uno puede abrirse a las posibilidades ilimitadas de OM Chanting.

X