De pie en lo alto del templo (Gopuram), con los vecinos mirándole fijamente, Ramanujacharya grita tres veces ‘om namo narayanaya’. La gente responde, repitiendo el mantra cada vez. Vinieron esperando joyas y se fueron con la gracia de la paz y el Amor de Dios en sus corazones.

Escrito por: Aksharananda

Todos vosotros sois más queridos para mí que mi propia vida. Por lo tanto, ¡anhelo liberaros del sufrimiento que todos debemos padecer en este mundo transitorio! ¡Por favor, recitad este mantra que he obtenido para vosotros y la misericordia del Señor descenderá sobre vosotros!

RAMANUJACHARYA DE JOVEN

 

Nació en una familia de brahmanes. A una edad temprana, arriesgó su vida proclamando su verdad sobre la importancia y la profundidad de nuestra relación con Dios. Ramanujacharya se sintió conmovido por las obras devocionales de los doce grandes alvars -poetas y santos bhakti– que hablaban de su amor por Sriman Narayana.

Este amor le empujó a proponer las teorías vaishnavas, refutando las de Adi Shankaracharya que estaban firmemente arraigadas en toda la India. Fue uno de los primeros vaishnavas en ofrecer una fuerte réplica en respuesta a las enseñanzas de Adi Shankaracharya de siglos anteriores. Proclamó la personificación e inmanencia de Dios al igual que habló de su trascendencia. Debido a su profunda perspicacia e intelecto, de joven fue llamado, junto a grandes gurús y maestros, a formar parte de la sangha vaishnava. Ellos le inspiraron y le revelaron el trabajo de su vida que estaba por venir.

Una de esas inspiraciones vino en la forma de Kanchipurna, un sirviente de baja casta del Señor Varadaraja. Se dice que el propio Señor Varadaraja vino a estar con Kanchipurna. Fue la humildad de Kanchipurna y la sabiduría innata del Amor lo que guio a Ramanujacharya desde el principio.

Ramanujacharya consideró que el servicio a Dios no debería ser exclusivo, sino que todos deberían tener la oportunidad de servir al Señor. Vio claramente que la casta no era razón para discriminar en relación con el Señor. Si las castas importaran, ¿por qué entonces el propio Señor Varadaraja vendría a estar con un devoto como Kanchipurna?

Esto lo impactó por el resto de su vida mientras se esforzaba por crear una sangha en todo el sur de la India que facilitara el servicio al Señor sin importar la casta.

 

LA MISIÓN DE RAMANUJACHARYA

 

Yamunacharya, el gran acharya vaishnava del templo de Srirangam en Tamil Nadu, se fijó en Ramanujacharya durante una temporada. Con el paso del tiempo, Yamunacharya vio que tendría que elegir a un sucesor que cuidara del templo y de la sangha a su muerte. Y Ramanujacharya fue la clara elección a los ojos del gran gurú.

Ramanujacharya fue llamado a su lecho de muerte, donde Yamunacharya le reveló tres deseos que debía cumplir Ramanujacharya durante su vida. Los tres deseos eran:

  1. Liberar a la gente de la ilusión y difundir las glorias del Señor Narayana por toda la India.
  2. Establecer que no hay verdad más allá del Señor Narayana y escribir un comentario del Vishta-advaita en los Vedanta-sutras y exponer el vaishnavismo.
  3.  Continuar conmemorando el nombre de Parasara, el autor del Vishnu Purana

Perturbado por la muerte del gran maestro y líder de la comunidad Sri vaishnava en Tamil Nadu, Ramanujacharya se retiró a Kanchipuram solo para ser llamado de nuevo, un año más tarde, para asumir la antigua posición de Yamunacharya como líder de la sangha y del templo.

Con apenas treinta años de edad, Ramanuja ya había sido reconocido por grandes maestros y gurús para liderar la tradición Sri vaishnava y establecer firmemente una sampradaya – un linaje formal de sucesión discipular, con tradición y enseñanzas.

 

ÉXITO EN SU MISIÓN E IMPACTO DURADERO

 

Con el tiempo, Ramanuja logró cumplir los deseos de Yamunacharya. Junto con los numerosos testimonios de curaciones milagrosas, fundamentó la tradición del Sri vaishnavismo y estableció las raíces de las prácticas. Decidió los rituales y cantos que debían ser realizados como servicio por los devotos. Dio continuamente discursos sobre el Amor de Dios, la inmanencia y la trascendencia del Señor, y enseñó que el objetivo más elevado de la humanidad es ser consciente de Dios. Se aseguró de difundir el mantra ‘om namo narayanaya’ y la pasión de los alvars por toda la India.

Guiar a las almas perdidas para que se refugiaran a los Pies de Loto de Sriman Narayana era su objetivo principal. Todo lo que hizo en su vida fue para servir al Señor y para servir a la gente en su relación con Dios. Reunió a muchos lugareños en el servicio de compartir la gracia y las bendiciones del Señor con toda la gente de la comunidad. El gran acharya llevó consigo, a donde quiera que fuera, un gran afán de cuidado. Esta profunda compasión por el bienestar de todos, tanto en cuerpo como en espíritu, era evidente en Sri Ramanujacharya.

Su vida estuvo completamente dedicada al Amor. Es venerado como un verdadero ejemplo de la gracia y el Amor del Señor. Gracias a él, todos tenemos un maha-mantra que invoca la misericordia de Dios para liberarnos del sufrimiento y elevarnos al refugio del Señor.

Compártelo
X